Historia de la Tapa Española

Son muchos los lugares en los que podemos degustar la típica tapa, pequeño manjar, pequeños bocados, variados y suculentos. ¿Alguien se ha preguntado cómo ha llegado nuestra filosofía de caña y tapa hasta la actualidad? ¿Cómo hemos pasado de servir sólo una simple cerveza o refresco a que sea esa pareja inseparable (caña y tapa,o refresco y tapa, en algunas ocasiones)?, desde La Caña de España hemos indagado y hemos sacado una grata anécdota y curiosidad que pasamos a contaros.

Se afirma que fue el rey Alfonso X El Sabio quien ordenó que en todos los mesones castellanos se sirviese la copa de vino acompañado de algún tipo de comida, para que el vino no se subiese tan rápido a la cabeza.

La tapa, antiguamente no se servía en originales platos, ni tenía diseños tan singulares como los de ahora, las tapas se servían sobre la jarra o vaso servido, por lo que se “tapaba” el recipiente del que se tenía que beber, de ahí el origen de la palabra TAPA. Esta forma de servirlo tenía dos objetivos fundamentales, acompañar a la bebida y evitar que algún “visitante volador” entrase dentro del líquido, en este caso vino.

En aquellos tiempos las tapas más típicas, se componían de chorizo, jamón o una buena cuña de queso, tapas típicas que podemos seguir degustando pero que están dejando sitio a tapas más elaboradas, como salmorejo, patatas bravas o bocapizzas exisquisitos.

Hay una pequeña anécdota que cocineros y camareros cuentan sobre el origen de la tapa y del porque el Rey Alfonso X ordenó dicha disposición:

El Rey Alfonso X estaba de visita oficial por la provincia de Cádiz y al paso por el actual Ventorrillo del Chato, realizó un descanso con la corte y entraron todos en el lugar. El Rey pidió una copa de Jerez, y por casualidad una corriente de aire entró por la puerta, el camarero en un gesto rápido y muy original coloco una loncha de jamón en la copa del Rey para que a ésta no le entrara la arena de la playa. El camarero se disculpó con el Rey por tal acción explicándole que así “tapaba” la copa para evitar que su vino se echase a perder. Al ver esto, todos los miembros de la corte que estaban con el Rey pidieron los mismo, pero con “otra tapa igual”.

La tapa tiene diversos nombres según la región en la que nos encontremos, en Aragón y Navarra se denomina “alifara”, en el País Vasco “Poteo”, incluso Cervantes, en “El Quijote” le hizo mención denominándola “llamativos” y Quevedo le asignó el nombre de “aviso” o “avisillo”.

Lo que no debemos olvidar es que las tapas se han diversificado muchísimo,  convirtiéndose en parte de la cultura gastronómica española, no sólo para comer barato o para tener un menú rápido, muchas se han reinventado o son auténticas delicatessen. Cientos de años de tradición de la tapa nos hacen pensar que  nos quedan aún muchas cosas por descubrir sobre ellas.

One thought on “Historia de la Tapa Española

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>